Cómo negociar un contrato entre blogger y representante

Cómo negociar un contrato entre blogger y representante

¿Tu blog empieza a tener éxito? ¿Tienes cada vez más seguidores en tus redes? Si es así, ya te estarás acostumbrando a recibir mails de marcas que quieren que les promociones, bloggers que quieren participar en tu web y agencias que te invitan a eventos. Incluso es posible que tengas que negociar algún contrato con el representante de otro influencer.

Y, claro, con las propuestas también te llegan las dudas: «¿lo acepto todo? ¿qué priorizo? ¿me conviene hacer esto? ¿cuánto debo cobrar?»

Si estás en esta situación, seguro que te alegrarás si aparece una persona que te dice: «mira, despreocúpate de eso, yo me encargo de representarte, gestionarlo todo, aumentar tu participación en acciones interesantes y conseguirte las colaboraciones que más te beneficiarán«.

Estupendo, ¿a que sí?

 

Negociar contrato representante

 

Pero, como siempre insisto, tienes que dejarlo todo claro antes de empezar para no llevarte ningún susto durante vuestra relación. Te explico qué debes tener en cuenta:

 

1# Qué relación hay entre el representante y el representado.-

El representante se dedica a buscar oportunidades profesionales para el representado a cambio de un porcentaje de los honorarios que reciba el representado.

Es decir, si tienes un blog donde hablas de maquillaje y tu representante te consigue un contrato con una marca de máscara de pestañas, él se llevará un porcentaje de lo que te pague esa marca.

 

2# Lo más importante qué debes tener en cuenta al negociar el contrato con tu representante.-

 

1º. Exclusividad.-

Lo habitual es que te pidan exclusividad, es decir, que solo trabajes con ellos y no con más representantes. Si estás de acuerdo, perfecto. Si no, es algo que deberás dejar muy claro.

Ten en cuenta que tu representante te buscará oportunidades, pero puede ocurrir que éstas no se materialicen. Si trabajas en exclusiva y otra persona te ofrece una colaboración en firme, no podrás llevarlo a cabo sin pagar a tu representante, aunque éste no haya participado en el proceso.

 

2º. Duración.-

El tiempo de vigencia del contrato. Este punto está relacionado directamente con el anterior. Si es en exclusiva y solo dura 3 meses, lo puedes asumir. Pero si te piden 3 años en exclusiva, puedes pillarte los dedos. Piénsalo bien y acuerda un periodo de prueba y/o posibilidad de resolución anticipada.

 

3º. Ámbito.-

Hay profesionales que están especializados en distintos sectores o territorios. Infórmate bien y, por supuesto, acláralo en el contrato.

Por ejemplo, si eres cantante y quieres hacer bolos por toda la Península, asegúrate que tu representante abarque todo el territorio y no solo tu comunidad autónoma. Y, del mismo modo, que no sea solo especialista en fiestas locales, sino que también te busque actuaciones en televisión, participación en radio o presencia en prensa escrita. O, al contrario, que se centre en lo que tú realmente quieres.

 

3# No olvides… .-

… negociar las pautas habituales de cada contrato:

 

  1. Honorarios: qué porcentaje se llevará. Puedes acordar con tu representante un fijo o negociar un variable en vuestro contrato. Por ejemplo, si eres humorista, un 10% para los bolos en tu comunidad y un 15% de lo que te consiga fuera. O un 12% para las 10 primeras actuaciones y, a partir de la 11ª, un 14,5%.
  2. Causas de resolución anticipada: todo contrato debe planificar situaciones en las que las partes puedan resolver el contrato antes de tiempo. En este caso, podéis acordar causas como que el representante no consiga un mínimo de acciones durante 10 meses, por ejemplo.
  3. Obligaciones y prohibiciones: ¿quieres que tu representante te acompañe a todos los eventos? ¿Prefieres que no te consiga trabajos con ciertas marcas? ¿O no te interesa que represente a 15 bloggers con tu mismo target? Pues plásmalo por escrito. Seguro que él también te pide ciertos compromisos, así que no temas explicarle tus preferencias.
  4. Confidencialidad: que no explique los entresijos de tu negocio, ni durante la relación ni después. Esto también te lo pedirá él y es una de las condiciones más importantes de este tipo de contratos.

 

Con estas pequeñas pautas (y un poco de sentido común), seguro que consigues negociar el contrato perfecto.

Y si necesitas ayuda para preparar tu contrato, no dudes en decírmelo.

Posts relacionados

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicado. Los campos obligatorios están marcados como *