Política de protección de datos: lo imprescindible

Seguro que hasta hace poco tiempo no te habías planteado que era necesario redactar la política de protección de datos de tu web e incluso pensabas que el tema de la protección de datos era una moda pasajera.

Yo no confiaba en que la protección de datos tomará tanta importancia en tan poco tiempo, no te miento. Pero me alegro de que sí lo haya hecho. En un mundo en el que tenemos que dar nuestro nombre, teléfono o email para cualquier gestión, es importante saber dónde irán a parar nuestros datos.

 

Redactar la política de protección de datos

 

De la misma manera que quieres saber qué hacen otras empresas con tus datos personales, tú debes informar sobre qué haces con los datos que tratas.

Dime, ¿tienes correctamente redactada la política de privacidad y protección de datos de tu web?

 

# ¿Qué es la política de protección de datos?

Es el documento que debes incluir en tu web para explicar a los usuarios el tratamiento que se hará con sus datos.

Como siempre te digo, debes informar de todos los aspectos legales de tu actividad que afecten a otras personas. En este caso, lo relativo a los datos que recopilarás, cómo, para qué, etc.

Esta política de privacidad y protección de datos deberá ser fácilmente accesible por todas las personas que visiten tu página web y tendrá que incluir estas partes imprescindibles:

 

1# Quién eres.-

Hay que informar quién es el responsable del tratamiento de los datos.

Cuando empieces a redactar la política de protección de datos de tu web debes explicar quién eres y cómo se puede contactar contigo o con tu empresa para consultar lo relativo a los datos que se recogen y el tratamiento que se hace con ellos.

Puede coincidir o no con la persona responsable de la web, cuyos datos seguro que ya incluyes en tu aviso legal 😉

Si incluyes como datos de contacto una dirección de email o un apartado postal deberás asegurarte de consultarlo con frecuencia ya que, si no atiendes una solicitud o una reclamación de una persona interesada, puede derivar en una inspección por parte de la Agencia Española de Protección de Datos.

 

2# La finalidad del uso los datos.-

Es el motivo por el cual recoges los datos y la manera en que los vas a usar.

Te lo explico con un par de ejemplos:

  • Si organizas un concurso, la finalidad de pedir la dirección de email de los participantes será informarles si salen premiados.
  • Si quieres enviar información de tus servicios a tus lectores, la finalidad será esa.

¡OJO! No uses los datos para una finalidad diferente a la que has dicho. Y, si lo vas a hacer, informa previamente.

Por supuesto, puede haber varias finalidades diferentes al recoger los datos, no tienes que limitarlo solo a un objetivo. Pero siempre siempre siempre explícalo.

Esta explicación te aconsejo que la hagas de manera ordenada, diciendo qué datos se recopilarán para cada finalidad, en qué momentos los utilizarás y qué cesiones habrá (si las hay).

Siguiendo con el anterior ejemplo del concurso, la información podríamos redactarla de esta manera:

      • «Los participantes en el concurso deberán facilitar su nombre y dirección de email para poder contactar con ellos e informarles si son premiados. En el caso de los ganadores, se les pedirá una dirección postal para enviarles el regalo. Esta dirección será también tratada por la empresa de mensajería «Fulanita», que será la encargada en el envío».

Vuelvo a insistir en que lo importante es decir las cosas de manera clara y que tus lectores lo entiendan, no te líes con tecnicismos que no dominas o lenguaje enrevesado que haga incomprensible la advertencia. Una de las ventajas de redactar la política de protección de datos tú mismo es que conoces a tu audiencia y sabes cómo debes dirigirte a ellos. Aprovéchalo.

 

3# Modos de recogida de los datos: alta y baja.-

Dí cómo recogerás los datos y cuál es el procedimiento de baja.

  • ¿Recopilarás direcciones de email a través de un cajetín de suscripción para envío de boletines mensuales?
  • ¿Pedirás los teléfonos de tus clientes en tu formulario de contacto para hacerles recordatorios de visitas?
  • ¿Quieres mandar un email a tus contactos y que te faciliten la fecha de nacimiento para enviar una felicitación el día de su cumpleaños?

Hazlo. No hay problema. Pero explica a los propietarios de los datos de qué manera vas a pedirle esos datos y para qué los usarás. Si vas a mandar un descargable a cambio de que se den de alta en tu lista de suscriptores, dilo claramente, que no se sorprenda nadie después si empieza a recibir tus emails promocionales.

De la misma manera, sé transparente con el procedimiento de baja del fichero en cuestión.

El procedimiento de baja debe ser igual de fácil que el de alta.

Establece un enlace donde puedan hacer ‘click’, una dirección de email donde puedan contactarte o un correo postal donde escribirte. Pero siempre siguiendo esa premisa: la baja tan fácil como el alta.

Y no te olvides de incluir los derechos ARSO.

Venga, revisa tu política de privacidad y protección de datos, asegúrate que está todo ok y, si no, sigue mis pautas y déjala perfecta.

 

Contenido actualizado en mayo 2020

 

Posts relacionados

1 comentario

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicado. Los campos obligatorios están marcados como *