3 maneras de conseguir confianza con tu cliente

3 maneras de conseguir confianza con tu cliente

Tu cliente. La parte imprescindible de tu negocio. Sin él, nada tendría sentido. Merece que lo trates bien y con transparencia para conseguir la plena confianza de tu cliente, ¿no crees?

En muchas ocasiones te hablo sobre la importancia de dejar claras las cosas con tus lectores, tus colaboradores o los usuarios de tu web. No olvides hacerlo también con tu cliente.

 

Maneras de conseguir confianza con tu cliente

 

Cuando alguien se pone en contacto con nosotros porque necesita nuestro producto o nuestros servicios, hay 2 aspectos que son esenciales para que esa persona se convierta en un cliente fiel:

  • Confianza: que vea que podemos ayudarle a conseguir lo que necesita.
  • Claridad: que sepa qué puede esperar de nosotros y a qué precio.

Si lo piensas, es lo mismo que un romance. En una pareja buscamos que nos acompañe en nuestro camino y que podamos confiar el uno en el otro, ¿verdad? (bueno, y también algunos mimos, pero no te asustes, no te diré que le des besos a tus clientes).

Claro, todo esto sin olvidar que es algo recíproco. Es decir, igual que las parejas en las que solo una de las partes está enamorada no funcionan, las relaciones con clientes que no se comprometen contigo también irán al traste.

La confianza entre tú y tu cliente es la parte más importante de tu trabajo. Si eso no funciona, la relación nunca irá bien.

Por eso, te explico 3 maneras que puedes usar para conseguir esta relación de confianza con tu cliente:

 

1# Presupuesto.-

Prepara un presupuesto detallado con los encargos de tu cliente, precio y plazos de entrega.

Incluye todo aquello que se deba tener en cuenta, como qué trabajos están expresamente excluidos, qué gastos están incluidos, qué forma de pago le propones y qué impuestos hay que aplicar. Puedes hacerlo como documento de texto u hoja de cálculo, lo que te sea más sencillo.

De esta manera, tu cliente tendrá la información indispensable para poder decidir si te contrata o no.

En caso que le parezca bien, puedes pedirle que te lo acepte expresamente. La manera más sencilla es que pongas un espacio donde tu cliente firme en señal de conformidad.

Cuando el supuesto es la venta de productos o la realización de servicios que no tengan una estructura compleja, esto será suficiente. En cambio, para otro tipo de encargos, como productos hechos a medida (p.ej. vestidos de novia) o servicios que se compongan de varias fases e intervengan diferentes profesionales (p.ej. decoración integral de una casa), te recomiendo que lo completes con uno de los documentos que te explico a continuación.

 

2# Hoja de encargo.-

Es un documento en el cual el cliente te encarga tu trabajo de manera expresa.

Este tipo de contrato es muy sencillo y puede hacerse en formato carta, que ambos deberéis firmar. Te pongo 2 ejemplos resumidos:

  1. Productos: el cliente solicita al «El Maletero» la fabricación y suministro de 150 maletas de mano de color rojo, en un plazo de 20 días y por el precio de 30€/unidad. Se incluyen gastos de envío. Impuestos no aplicados en el precio. El cliente abonará el 50% al encargo y el restante 50% a la entrega.
  2. Servicios: el cliente «Julito» encarga a la empresa «El contable de Burgos» la realización de una auditoría contable para comprobar el estado económico de «Julito S.A.» y acepta los términos y condiciones del presupuesto de 20.01.15 entregado por «El contable de Burgos«.

Como ves, es un compromiso que el cliente contrae contigo. Ah! No olvides poner qué pasa en caso de incumplimiento.

 

3# Contrato de servicios.-

Se trata de un documento más detallado, donde explicas todos los pasos, desde la forma de trabajar hasta las causas de resolución anticipada.

Este documento es imprescindible cuando el proyecto es complejo, cuando intervienen varios profesionales y cuando es duradero en el tiempo.

Te pongo varios ejemplos concretos en los que debes hacer un documento detallado:

  1. Creación de una tienda online: hay que acordar un método de trabajo con las diferentes fases del proceso, como diseño de la imagen, desarrollo del software, programación de la tienda online, etc. Además, pactar unos plazos de entrega de las diferentes fases, tanto para que el cliente aporte la información y documentación cuando corresponda como para que los desarrolladores cumplan con el encargo en el tiempo fijado.
  2. Organización de bodas: penalizaciones en caso de incumplimiento, es decir, si llevas 8 meses trabajando en ese evento y la pareja decide casarse en Las Vegas, deberán pagarte todo lo qué has hecho.
  3. Diseño de imagen de marca: debes recopilar en una lista las cosas concretas que se incluyen, porque el concepto «diseño de imagen de marca» es demasiado amplio. ¿Incluye banners para la web? ¿Y para las redes sociales? ¿Y diseño de la papelería? ¿Y de un vinilo para el escaparate?

No te asustes, no es tan complicado. La 1ª vez te costará, no te lo niego. Pero cuando lleves hechos unos cuantos, ya te saldrán solos.

 

Y tú, ¿qué maneras usas para conseguir la confianza con tu cliente?

 

Posts relacionados

2 comentarios
  1. majose 26 febrero, 2015

    María, muchas gracias por la explicación de las diferentes opciones, como siempre, explicado con claridad y sencillez, con la información justa pero precisa para definir cual es la opción más adecuada a cada situación.

    Responder

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicado. Los campos obligatorios están marcados como *